Tomó su topónimo de la “Saneta Crux” donde fuera crucificado Jesús de Nazaret e impuesto acaso por la influencia del traslado del “lignum Crucis” hacia el año 750 de Astorga al monasterio de Santo Toribio de Liébana, cercano a la cántabra villa de Potes.

La iglesia parroquial de Hijosa de Boedo es monumento histórico artístico desde mayo de 1994, dedicado a San Martín, románica, pero muy remodelada, una sola nave. Ábside semicircular y portada son únicos restos de antigua fábrica; el resto es construcción del siglo XVIII.

Retablo neoclásico en lado del Evangelio y otro rococó, con Cristo del siglo XVI en el primero. El del Presbiterio es salomónico con relieves en el banco y algunas esculturas. Importante retablo del último cuarto de siglo XVI en el lado de la Epístola, y con varios relieves. Otro retablo barroco, con buenas esculturas de San Miguel y Santiago peregrino del último tercio del siglo XVI y un interesante relieve de la Sagrada Familia.

De Hijosa conserva el Museo Diocesano palentino un Calvario que estuvo ubicado en el ático de su iglesia y un conjunto de Santa Ana, que fuera de su homónimo ermita, al parecer románica.

Santa Cruz de Boedo disponía a mediados del siglo XIX de 100 habitantes e Hijosa de Boedo de 8; en 1900, ya unidos ambos, de 315; en 1930 de 289; en 1960 de 318; y de 52 en 2005.